Diferencias entre hosting compartido, VPS y servidores dedicados

Cualquiera que necesite alojamiento para su página web ha observado que en los planes de alojamiento de la mayoría de proveedores, existen planes tanto de alojamiento compartido, también llamado “web hosting” a secas, como de VPS ( servidores privados virtuales ) y de servidores dedicados.

mejor hosting barato

Si no tienes demasiada experiencia montando páginas web, quizá te preguntes qué tipo de hosting es el más adecuado a tus necesidades y cuál deberías comprar.

Compra de acuerdo a tu nivel de experiencia y al tráfico que esperas tener

El primer consejo que puedo darte es que compres conforme a tu experiencia como webmaster. No es lo mismo adquirir un hosting compartido que un servidor dedicado o VPS, y no hablo sólo del precio.

La forma de configurar las cosas difiere en cierta medida entre el hosting compartido y los VPS / Dedicados.

El hosting compartido es la opción indicada para principiantes

En los hosting compartidos es todo más simple. Se nos asigna una cuenta de usuario desde la que podemos gestionar nuestros dominios, copias de seguridad, etc a través de Cpanel. No tenemos posibilidad de salir de ahí con lo cual no tenemos que configurar nada relativo a la máquina en la que están alojadas nuestras páginas. Compartimos recursos con las páginas de otros usuarios y todo está gestionado por la empresa de hosting.

Obviamente el hosting compartido tiene unas capacidades limitadas y será el primero en quedarse pequeño cuando el número de visitantes y el tráfico sean lo suficientemente elevados como para requerir una mejora.

Normalmente todas esas características “ilimitadas” que ves en la propaganda de los planes de alojamiento compartido no son tal, y te limitarán si recibes muchas visitas o si ocupas demasiado espacio en disco.

Por suerte, para la gran mayoría de los usuarios, el límite tanto de espacio en disco como de transferencia mensual y de % de carga de la cuenta de alojamiento suele ser lo suficientemente alto como para no ser una preocupación en páginas con un tráfico medio / bajo.

Un VPS / servidor dedicado siempre es más complejo de configurar

En un VPS o Dedicado, tenemos acceso a otro panel de control previo, normalmente es el WHM ( Web Host Manager ) y desde él, tenemos mucho mayor control sobre la máquina y tenemos acceso a configuraciones avanzadas que no están disponibles en un plan de hosting compartido.

Las posibilidades son muy extensas para citarlas todas en un mismo artículo pero por ejemplo se pueden asignar cuotas de espacio en disco para las cuentas que creemos, limitar el uso de CPU de una determinada cuenta de alojamiento, asignar IP’s distintas si están disponibles a cada dominio que añadamos y muchísimas otras cosas.

En general como digo, mucho más control sobre la máquina que un hosting compartido. Esto tiene el inconveniente de que son necesarios mayores conocimientos de administración de los que necesitamos para un hosting compartido, y es que una mala configuración de nuestra máquina puede dejar la puerta abierta a hackers o a la entrada de bots con malas intenciones.

Diferencia básica entre un VPS y un servidor dedicado

En general la configuración de un VPS y de un Servidor Dedicado es similar. La diferencia es que en el VPS sólo tenemos a nuestra disposición una parte de la máquina y en servidor dedicado tenemos todos los recursos para nosotros.

Contrata a un administrador para hacer el trabajo por ti

Si tus conocimientos no son demasiado avanzados, siempre puedes contratar a un administrador que configurará tu máquina por unos 60 euros y cada x meses, podrá revisar la configuración o cualquier incidencia por una cantidad similar. Es una opción bastante habitual para todos aquellos que quieren dejar su máquina perfectamente configurada frente a posibles amenazas y que no disponen de los conocimientos necesarios.

Una vez tengas ese frente cubierto y el siguiente paso es crear cuentas de alojamiento en tu servidor. Al crearlas puedes definir el usuario y acceso a la dicha cuenta, tal y como la recibirías en un hosting compartido, así como otros parámetros como el aspecto del panel de usuario Cpanel, la cuota de disco que se va a utilizar, la dirección IP que se va a usar, etc.

Después entrarías a la cuenta creada con los datos utilizados durante su creación y tendrías a tu disposición las mismas opciones que en hosting compartido, es decir, añadir dominios adicionales, hacer copias de seguridad, crear nuevos correos electrónicos personalizados con el dominio ,etc.

Actuar como “reseller” o revendedor

Otra opción que los poseedores de un servidor dedicado tienen, es la de actuar como “resellers” o revendedores. De este modo, ofrecen espacio de alojamiento web a cambio de dinero, reduciendo de este modo el coste del servidor dedicado.

incluso podrías montar tu propio negocio de hosting, contratando los servidores dedicados y usarlos para vender alojamiento web en ellos. Una práctica bastante habitual y que si la sabes promocionar y gestionar, puede darte buenos beneficios.

Dejar una opinión